Entrevista hecha por Radio Pineda, sobre el corto, ¿QUÉ ES EL AMOR?

La cultura a debate Raimon MirandaUna asociación para un puebloEl pasado viernes 29 de enero nos presentamos en público la nueva Asociación Cultural Mare Nostrum de aquí Pineda, en el Auditorio de Can Comas. El acto fue un éxito de público, no sólo estaba llena la sala, hasta los topes, sino que incluso había gente de pie. Un éxito tan estallante que ni nosotros mismos nos lo esperábamos. Esto demuestra que en Pineda existe una necesidad vital de esta propuesta cultural, como ya expresé en la entrevista que salió en el diario El Punt el viernes siguiente.

El balance no puede ser más alentador, ya que entre el público había dos diputados y tres concejalas, algunos de los cuales se hicieron socios de la nueva entidad, además de un montón de personas que solicitaron recibir información y me dieron la enhorabuena individualmente y su apoyo personal. Muy agradecido a todos y todas. Incluso alguien me pidió abiertamente para entrar en la Junta, como Montse Iglésies. Posteriormente se han incorporado también Montse Montoya, Amor Ramos y Manel Hernández.

Y algunos presidentes de entidades locales se ofrecieron a colaborar directamente con nosotros. Por tanto, estoy muy satisfecho de la respuesta de la sociedad civil pinedense. Creo honestamente que el cariño y la amistad, franca y sincera de las personas es la mejor recompensa de esta vida, probablemente lo más importante y el único de verdad que te llevas de este mundo. El cariño a la cultura, también es, sin duda, indiscutiblemente, un acto muy noble, un ejercicio de amor. Ya lo dijo Confucio: “Haz lo que amas y dejarás de trabajar”. Y si, además, hacemos lo que nos dicta nuestra conciencia, seguro que nos acercamos un poco más a nuestro propio paraíso, ya que las salidas fáciles no son el camino, porque, por ejemplo, san google no sabe todo , je, je…

Por cierto, me realizaron tres entrevistas esa misma noche, una por radio, Radio Pineda, otra para la televisión del Canal Digital del Maresme, y del diario digital, Malgrat Confidencial. Dios le da.

La presentación contó, sobre todo, con una interesante charla del historiador Francesc Estrems sobre “Pineda y la cultura mediterránea”. Además, se entregó el carné honorífico al maestro Joaquim Soms, recogido por su hija Àngels, porque el maestro se encuentra delicado de salud. Esperamos de todo corazón que se mejore pronto. La poetisa pinedense Mari Serrat, la diseñadora e interiorista Marta Castillo, y el informático Jordi Alabau también recibieron el carné honorífico.

En mi introducción, para justificar la razón de nuestra existencia, argumenté lo siguiente: “Pretendemos, con voluntad firme, defender, promover y difundir la cultura local, catalana y mediterránea. El trípode, las tres patas, en las que descansa nuestra filosofía y por extensión, sin descartar, lógicamente, la cultura en general. Queremos recuperar ese antiguo espíritu de la cultura grecorromana, latina y humanista que nos legaron nuestros antepasados, sin excluir las vanguardias, que tengan, sin duda, un mínimo de calidad. Una cultura que se ve desgraciadamente secuestrada hoy por un concepto light y descafeinado que proviene del mundo anglosajón y que tiene como máxima expresión y altavoz la televisión actual, al menos un determinado modelo de ella. Parece, falsamente, que si no sales en la tele no existes. Por eso, nosotros proponemos esta asociación, como una herramienta útil para la labor de dignificación y prestigio de la cultura y que a la vez sirva de espacio de encuentro para la reflexión y el debate permanente del mundo cultural y del universo intelectual .

Por eso creemos y apostamos decididamente por el conocimiento, por la práctica de la inteligencia y de la sensibilidad. Lo que los viejos presocráticos consideraban que era la mejor manera de acceder a la sabiduría y acercarnos así algo más a la vida. Si además lo obtenemos y nos proporciona un poco más de felicidad, mejor que mejor.

Aspiramos, por tanto, a la excelencia cultural, a intentar, a convertirse en algo más cultos, a enriquecernos como personas y como seres humanos, pero siempre con el compromiso moral y el servicio encarnizado e incondicional a la nuestra cultura. Y lo demostramos, por ejemplo, con la elección de nuestro logo, el puente del diablo, uno de los símbolos más emblemáticos de nuestro patrimonio local. Y que, por cierto, resulta ser a la vez uno de los más desconocidos y que tristemente se encuentra a estas alturas en unas condiciones lamentables. Esperamos que se rehabilite como es debido, lo antes posible. Quizás ya sería hora de poner manos a la obra, que nos pusiéramos todos juntos a trabajar, agentes culturales, económicos… en torno a una propuesta concreta para construir un proyecto en común, con cara y ojos, que genere una fuerte esperanza social para proyectar la marca de Pineda en toda Cataluña. Y como afirmó de una forma lúcida y brillante el alcalde de Donostia, San Sebastián, el señor Odón Elorza, en las últimas Jornadas Económicas y que creo que podemos aplicar aquí perfectamente, sano